Piedras para los viajes

Un pack imprescindible y práctico. La amazonita, una guía para los cambios


Carla Iglesias

Aqua Aura

“Yo soy una persona que, debido a mi trabajo, tengo que viajar mucho. Como todos los seguidores del mundo mineral, tengo una gran colección y me gustaría que me dijeras cómo puedo equilibrar rápidamente mis energías sin necesidad de llevarme «todas mis piedras» en los viajes. Gracias”.

Nos parece interesante esta pregunta de un lector y agradecemos de corazón todas las críticas y comentarios que nos hacen llegar. De modo que seguimos respondiendo vuestras dudas.
Estimado lector, una manera práctica y eficaz para evitar cargar todas tus piedras en cada desplazamiento es que lleves contigo una punta de cuarzo natural como tu cuarzo personal, una turmalina negra en bruto y una punta de amatista natural.

Todos los días debes lavar cuidadosamente las tres piedras y ahumarlas con un poco de incienso. Si este procedimiento te resulta complicado, puedes guardar las puntas en una pequeña bolsa de tela con flores de lavanda. Esta planta ayuda a mantener alta la vibración de las piedras después de limpiarlas. (Hay que lavar las piedras todos los días después de cada meditación).

La práctica ideal es tumbarse, colocar en la mano izquierda la turmalina negra, la punta de cuarzo natural (con la punta hacia fuera) en la mano derecha y la punta natural de amatista en la frente (normalmente se coloca la punta en dirección al extremo superior de la cabeza). Respirar profundamente tres veces… y relajarse.

De esta manera creamos un triángulo de energía: el cuarzo impulsa la fuerza de alta vibración, la turmalina negra limpia toda la energía de baja vibración y la amatista relaja la mente y trasmuta toda la vibración.

Ese pequeño ejercicio debe durar como mínimo diez minutos y es una manera de equilibrar, limpiar y renovar tus energías diariamente.

- Anuncio -

Regalo

“Una buena amiga se traslada a vivir a otra ciudad, me gustaría mucho regalarle un mineral que tuviera que ver con su cambio de vida, y que le trajera suerte y buenas energías. ¿Qué piedra le puedo regalar?”. Otra consulta que contestamos seguidamente.

La principal piedra relacionada con los cambios es la amazonita, una piedra verde clara, mate, muy económica, conocida como la piedra “brújula”.

Este mineral se puede llevar como colgante, pulsera o simplemente como un amuleto que esté siempre cerca de nuestro cuerpo.

La amazonita ayuda a mantener las energías de nuestro ser en consonancia con nuestra misión y la tarea divina a realizar. Realmente los cambios en general –ya sean de país, de trabajo, etcétera– siempre son grandes oportunidades de acercarnos a nuevas situaciones que a menudo vienen acompañadas de difíciles pruebas y un fuerte sentimiento de soledad.

Esta piedra, como un faro de luz divina, nos guiará por el camino que el universo nos tiene preparado para que evolucionemos. Camino que no siempre es el más fácil, pero que con una amazonita como compañera seguramente será hacia el crecimiento espiritual.

Ya sabéis, esperamos vuestras preguntas en [email protected]

www.aqua-aura.es y Facebook



Lo más destacado

Stanislav Kondratiev
de Unsplash