Agua más saludable y consciente

Somos lo que bebemos

Ana Isabel HerGon
Terapeuta y asesora
de agua saludable

Nuestra vida se crea en las aguas del útero de la madre, así como la vida en el planeta se originó en las aguas de la Madre Tierra. Y cada vez es más obvio que el agua es un bien más escaso y más contaminado.

Como adultos, somos alrededor de un 70% agua, al igual que la tierra está cubierta por agua en un 70%. Ambos cuerpos, el humano y el planeta, son en su mayor parte agua, de ahí la importancia de cuidar los mares de la Tierra, cada vez más llenos de plásticos y tóxicos, como nuestro propio mar interior, lleno de toxinas y microplásticos.

El agua es un elemento fundamental, insustituible para el ser humano y todos los seres vivos del planeta. Es el medio y el vehículo de transporte de todo lo que sucede en nuestro cuerpo. El agua “más saludable y consciente” hoy en día es obviamente la que más se aproxima al agua en su estado original y puro, respetando el medioambiente.

Desafortunadamente, el agua de consumo, incluyendo la de cocinar, que está a nuestra disposición, bien del grifo (cargada de sustancias en su mayoría nocivas, que forman parte del residuo seco) o en botella de plástico (en contacto constante con bisfenol A o BPA, entre otros componentes), ha perdido sus propiedades naturales, es aguas desestructurada, sin vida.

Propiedades originales

Agua limpia y purificada. La primera propiedad es que esté totalmente limpia y purificada. Para ello es necesario filtrarla de una manera eficaz, consiguiendo eliminar la mayor parte de los más de 700 componentes que integran el residuo seco del agua del grifo, muchos nocivos y algunos incluso potencialmente cancerígenos como cloro, nitritos, arsénico, metales pesados, etcétera.

Es imprescindible tener una materia prima limpia y de calidad antes de poder dotarla de atributos saludables, ya que el simple hecho de filtrar correctamente el agua del grifo no es suficiente… sigue sin vida.

Vitalizada. El agua que llega a nuestro hogar está muerta, ya que se somete a una fuerte presión y numerosas canalizaciones que destruyen en pocos minutos su energía, desestructurándola molecularmente. 

Vitalizar el agua significa volver a darle su estructura molecular hexagonal original, mediante procedimientos que imitan lo que podemos observar en la naturaleza. La estructura del agua cambia gracias a la dinámica del remolino centrípeto junto con la energía electromagnética que le aportan los imanes. Es la forma en que el agua adquiere su estructura organizada e información original. Cuando está correctamente estructurada, resulta más penetrante e hidratante a nivel celular, más depurativa, llenándonos de energía.

En este estado el agua ya se puede programar conforme al trabajo del doctor Masaru Emoto. Si no está limpia y vitalizada, la programación no se sostiene, tienen más peso la toxicidad y la estructura desorganizada, que la energía de la información que imprimes en sus moléculas y en pocos minutos se desprograma.

Mineralización débil. Consiste básicamente en magnesio y calcio, para, además de aportar sus propiedades, darle más capacidad conductiva a fin de facilitar todas sus tareas dentro del organismo.

Ligera alcalinidad. Sin excederse, lo suficiente para recobrar el pH óptimo del cuerpo.

Hidrogenada. Según más de 1.000 estudios científicos recientes, es el agua con mayor potencial terapéutico para nuestro organismo. El agua enriquecida con hidrógeno molecular repercute directamente en nuestra salud, fortaleciendo el organismo.

El estilo de vida nos expone a numerosos factores externos perjudiciales como ondas electromagnéticas, contaminación ambiental, estrés, alimentos procesados, tabaco, alcohol, drogas, químicos, etcétera. Se produce así un exceso de radicales libres en nuestro organismo, generando dañinos niveles de estrés oxidativo. Por ello, nuestras células se oxidan, envejecen y enferman. La oxidación se combate mediante el consumo de antioxidantes a través de una alimentación saludable y bebiendo agua hidrogenada.

Hay cientos de investigaciones científicas sobre el potencial terapéutico del hidrógeno molecular, las cuales se reflejan en estudios publicados que constatan que el H2 es un potente antioxidante, antiinflamatorio, antialérgico, desintoxicante, protector del ADN y los telómeros, potenciador del nivel de energía y vigor. También contribuye a una mejora de la claridad mental y la atención, del metabolismo y del tracto intestinal, entre otros. Gran parte de estos estudios se pueden consultar en www.molecularhydrogenstudies.com

Estas son las cinco propiedades esenciales que, en base a lo que conocemos actualmente, debe reunir “el agua más saludable y consciente”, la que denominamos Agua Hunza en la Escuela del Agua de Hidrolux.

Hunza es el nombre de una tribu de los Himalayas, una de las más longevas del mundo. Sus miembros beben agua pura del deshielo de los glaciares, que cuenta con todas estas propiedades, incluyendo un alto contenido en hidrógeno.

Aunando la sabiduría natural ancestral y las nuevas tecnologías hemos conseguido poder llevar a tu hogar y lugar de trabajo este tipo de agua, en un solo sistema y partiendo del agua de red que recibes.

Más información, 615443751
[email protected]

- Anuncio -



Lo más destacado

Stanislav Kondratiev
de Unsplash