Sinfonía de la vida

Será siempre la música en sus sonidos donde el hombre encontrará la clave de la voluntad de la divinidad

Yanardana Das

Dios creó al mundo a partir del sonido. Todo es música y en la naturaleza todo emite sonido, podemos escuchar hablar al viento, al agua, a la roca, también al fuego; el ritmo pertenece a la divinidad, es la vibración pensada de la Creación, es la vibración del éter, es el pulso de la naturaleza.

El sonido y la música fueron dados al hombre por los dioses y será siempre la música en sus sonidos donde el hombre encontrará la clave de la voluntad de la divinidad y del propósito de la Creación. Desde tiempos muy remotos la música ha acompañado al hombre en sus ceremonias sagradas y ha formado parte de sus diversas culturas. El poder de sus vibraciones sonoras se ha utilizado desde la antigüedad como una herramienta para sanar el cuerpo y alcanzar la más profunda elevación espiritual.

Los cuencos tibetanos producen una gama de sonidos armónicos al ser frotados en su borde, y de este sonido fundamental se desprenden otros más agudos que guardan una relación armónica entre sí y tienen una sonoridad que perdura por largo tiempo, la cual se expande por el ambiente donde son tocados, cambiando la vibración del lugar y de todas las personas que allí estén.

Cada grupo sonoro emitido constituye un fractal que va penetrando poco a poco en la materia corporal hasta sus capas más profundas. Dependerá de la conciencia musical del receptor que pueda percibir esta vibración y traducirla a través de sus neurotransmisores como una pieza magistral, que lo eleve hasta el infinito.

- Anuncio -



Lo más destacado

Stanislav Kondratiev
de Unsplash