Constelaciones y minerales

Elección de piedras para cada figura familiar. Segunda parte

Carla Iglesias
 Aqua Aura

Antes de nada me gustaría agradecer a todas las personas que han enviado sus comentarios y dudas al correo electrónico. Procuraré contestar y aclarar en este artículo todas vuestras preguntas.

La conocida terapia llamada Constelaciónes Familiares procura aclarar dudas y traer soluciones a problemas que en muchas ocasiones están frenando el crecimiento de nuestro Ser. A través de diferentes técnicas, terapeutas especializados ayudan a desvelar información y así consiguen el éxito en la terapia. Nuestra propuesta es ayudar con la energía de los minerales a que energéticamente el trabajo fluya y se concrete de una forma rápida y clara para el terapeuta y el cliente.

Después de construir el mapa genealógico, como sugeríamos en el artículo anterior –colocar una pirámide de cuarzo en nuestro nombre; una turmalina negra, encargada de limpiar energéticamente el trabajo, y una punta de cuarzo, para generar energía limpia y cristalina en todo el proceso–, seguiremos buscando respuesta y comunicación entre nosotros y nuestro árbol genealógico.

El siguiente paso es ir directamente a los nombres de nuestros progenitores.

Para la elección de los minerales es importante aclarar que no hace falta que sean grandes o de gran calidad. Podemos utilizar pequeños cantos rodados económicos y fáciles de encontrar en tiendas especializadas.

Lo más sencillo es guardar en un saco de tela varios minerales relacionados con cada chakra (más adelante mencionaremos una lista como sugerencia). Y es recomendable que minerales con una energía muy concreta como el cuarzo rosa, la amatista o la fluorita estén presentes en más cantidad que otros menos importantes ya que colocaremos una piedra encima de cada nombre del árbol.

- Anuncio -

Una vez preparados los minerales, hacemos una respiración profunda, entramos en comunicación con nuestro Ser y preguntamos qué piedra representa la figura materna, la paterna, y así sucesivamente vamos escogiendo una por cada persona del árbol. La colocamos directamente sobre el nombre completo, de modo que, poco a poco, nuestro árbol con esas nuevas “ramas” vaya ganando forma, y a través de la energía de los minerales iremos internamente entendiendo todo nuestro proceso familiar. A continuación, sugerencias de minerales y sus propiedades para facilitar el trabajo.

Piedras negras: protectoras y energéticamente limpiadoras. Turmalinas negras, ónix, cuarzo ahumado.

Piedras naranjas: símbolos de vitalidad, alegría, creatividad. Ágatas, granates, rubíes, cuarzos mandarina.

Piedras amarillas: relacionadas con el trabajo, la prosperidad, la fuerza de voluntad. Pirita, ojo de tigre, ámbar, calcetas amarillas, citrinos.

Piedras verdes: relacionadas con la sanación. Malaquita, cuarzo verde, cuarzo jardin, jade, serafinita.

Piedras rosas: relacionadas con los sentimientos. Cuarzo rosa, rodocrosita, turmalina, ópalo andino, kunzita.

Piedras azules: representan la energía de comunicación. Turquesa, aguamarina, larimar, lapislázuli, sodalita, topacio azul.

Piedras moradas: como transmutadoras y equilibradoras de la energía sutil y espiritual. Amatista, charoita, fluorita.

Piedras puntuales con significados concretos que nos ayudan a entender fácilmente su simbología en el árbol:

Obsidianas, miedos internos. Piedra luna: energía femenina. Labradorita: fuerza femenina y superación de los obstáculos. Cuarzos en puntas: energía masculina. Cuarzos con rutilo: comunicación directa con seres de luz y energías sutiles. Meteoritos: ayudas externas para concluir nuestro trabajo.

Con esta pequeña colección podemos empezar a descifrar el gran entramado de nuestro árbol. Deberemos hacer un esfuerzo de investigación de cada energía que relaciona un mineral y la persona que lo representa. No será un trabajo fácil, pero garantizo que poco a poco entenderemos y descifraremos lazos familiares intensos y el porqué de muchas preguntas que aparentemente no tienen respuesta.

Mi consejo es que el árbol esté montado en un sitio especial e interactuemos con sus minerales todos los días, llevando cada uno, según nuestra intuición, en el bolsillo o meditando unos minutos al día.
Los minerales están deseando ayudarnos a crecer y lo único qué debemos hacer es brindarles la oportunidad de hacerlo.

Espero que os animéis a profundizar en este trabajo y como siempre contestaré vuestras dudas a través del correo electrónico carlaisanf42@gmail.com

carlaaquaaura.es y en Facebook



Lo más destacado

Stanislav Kondratiev
de Unsplash