El buen dormir

Propone el descanso en un dormitorio "unplugged", o lo que es lo mismo, totalmente desenchufado. Allí sólo puede haber elementos naturales. Sin móviles, televisores o radiodespertadores. Pere León sabe los secretos para alcanzar un sueño saludable a la hora de ir a la cama, y no se anda con rodeos

Quién es

Arquitecto, interiorista y geobiólogo, máster en sostenibilidad y bioarquitectura, especializado en mediciones ambientales y contaminación electromagnética por radiaciones naturales y artificiales, Pere León es experto en bioconstrucción, materiales saludables y no contaminantes. Pertenece a la Asociación Española de Estudios Geobiológicos (GEA) asociada a Forschungskreis für Geobiologie Dr. Hartmann.
Colabora en diferentes medios de comunicación y realiza talleres, cursos y formaciones en diferentes ámbitos del territorio nacional.
Es autor de "La Buena Onda - Cómo crear espacios Saludables" y "Vivir en Modo Avión". Acaba de publicar "El buen dormir", de editorial Urano.
Contacto: pereleon.com

Aurelio Álvarez Cortez

-Actualmente, Pere, ¿dormimos bien, mal, regular…?

-Dormimos peor de lo que nos imaginamos, de lo contrario nos levantaríamos más relajados y con más energía. Mi teoría es que hemos cometido errores previamente, como ir a dormir habiendo mirado una pantalla retroiluminada, con el móvil en la mesita de noche y el wifi encendido; haber comido demasiado en la cena, o utilizando una iluminación no adecuada, con lo cual afectamos los ritmos circadianos, y detenemos la producción de melatonina… Estos son errores muy frecuentes y en general no nos preparamos para descansar. Porque hay todo un ritual para antes de ir a dormir que hemos roto. Vamos demasiado acelerados.

-¿Cómo tendría que ser el entorno para un descanso reparador?

-Primero, que el dormitorio sea unplugged (desenchufado): nada de gadgets, como móviles, teléfonos inalámbricos, tampoco televisores, y apagar el wifi. Recomiendo tener un despertador a pilas y el móvil fuera de la habitación. Si no tienes más remedio que dormir con el móvil, ponerlo en modo avión y no enchufarlo a la pared. Las luces de la mesita de noche, según como estén conectadas, pueden generar un campo eléctrico, por lo tanto, por precaución, mejor desenchufarlas. Luego, todos los materiales en el dormitorio que sean lo más naturales posibles; que haya madera y no plásticos o pétreos, las estructuras metálicas eliminarlas porque son portadoras de campos eléctricos. Usar materiales naturales como el algodón, evitando los acrílicos ya que generan energía electroestática, y en cuanto a colchones, que sean de látex o viscoelásticos, desaconsejo los de muelle. Todo lo sintético, fuera. Los muebles con barnices al agua mejor que mejor, o tratados con cera. Y nada de ambientadores, tanto de aerosol como los que van enchufados.

-¿Cuál es el test para saber si tenemos un buen dormir?

- Anuncio -

-Si nos cuesta mucho dormir, sin poder conciliar el sueño hasta las 2 o las 3 de la madrugada, es porque hay un problema de fondo que nos impide dormir. También, si te despiertas entre las 3 y las 4, rechinamos los dientes (bruxismo), o nos levantamos con dolor de cabeza, de cervicales, dolor articular, muy cansados, no estamos en el lugar adecuado para el descanso nocturno. Observa si cuando vas a dormir a otra residencia, a un hotel en vacaciones o a la casa de un amigo, y no te pasa nada, duermes del tirón.

Es frecuente ver que niños mayorcitos se hacen pipí en la cama, indicando una pérdida de control de esfínteres. O personas mayores, sobre todo hombres, a partir de los 50, cuando empiezan los problemas de próstata, van al baño a medianoche más de lo normal. Si no vuelven a dormir es que hay alguna cosa que lo impide.

Otras alteraciones a nivel intestinal afectan especialmente a mujeres mayores, que tienen parásitos intestinales, sensación de tristeza, apatía, depresión. Pero hay otro cambio significativo como es la pérdida de la libido.

-Y en medio de estos problemas del sueño, la glándula pineal.

-Es una glándula que tenemos en la base del cerebro, del tamaño de una lenteja. Se encarga de producir melatonina, la hormona inductora del proceso del sueño y que regula el ritmo circadiano. Este se compone de tres fases del día: la primera, el amanecer, con una luz azulada, violeta, que cuando nuestros ojos la reconocen, despertamos; da un mensaje a la pineal para que detenga la producción de melatonina, y nos activamos. Luego, el mediodía, con luz blanca, color de temperatura de salud, y finalmente, cuando el sol se va poniendo, el atardecer, con luz más anaranjada, rojiza. En este momento nuestros ojos reconocen que se está por terminar el día y la glándula empieza a producir melatonina, comienzan los bostezos que indican que estamos preparados para el sueño.

Los mayores toman melatonina porque se sabe que la glándula empieza a atrofiarse a partir de los 60/65 años y los médicos recomiendan su ingestión. Si estamos durmiendo en un lugar alterado, encima de una corriente de agua, por ejemplo, o con una antena de telefonía, eso provoca estrés a la pineal, impidiendo la producción de la hormona, y es ahí cuando nos despertamos en la madrugada, nos levantamos cansados porque no hemos podido hacer los procesos biológicos adecuadamente. Es curioso que estos procesos de disrupción del sueño son más frecuentes en mujeres que hombres. Por naturaleza, los hombres dormimos más y con mayor sensación placentera que las mujeres.

-Ya que hablas de algo curioso, ¿qué sucede con perros y gatos en este tema de la energía en una casa?

-Hay un colectivo de animales, como gatos y reptiles, cuyo nivel vibratorio energético es muy diferente al de las personas y lo que para ellos es revitalizador para nosotros es un disruptivo, va en contra de nuestro ritmo. En cambio, perros, caballos, ovejas y rumiantes vibran en una frecuencia muy parecida a la que tenemos los humanos y nos hace ser más empáticos. Los antiguos romanos sabían que donde dormían las ovejas era un buen lugar para construir su casa. Siempre que voy al domicilio de una persona que duerme mal y encuentro un gato cómodamente en la cama, ahí está la señal de que no es el lugar apto para el descanso de un ser humano. Un perro no querría allí estar nunca, si bien se dan casos excepcionales.

-¿Qué papel cumple la radiestesia?

-La radiestesia es una capacidad que tenemos todos, insisto, todos, de descubrir si es un mal o buen lugar, donde puede haber un buen descanso o mucha actividad. Sabemos, por ejemplo, que las iglesias están edificadas encima de cruces de corrientes de agua. Hace muchos siglos se conocía que eran lugares altamente energéticos. ¿Qué ocurre? La fricción del agua con la tierra genera una carga iónica positiva, la cual debilita nuestro sistema inmunológico. Esa carga en exceso impide la producción de melatonina. A través de la radiestesia, el arte zahorí que utiliza varillas, péndulo o rama de avellano, se detectan corrientes de agua y actualmente sigue siendo el único método fiable y seguro para encontrar el líquido elemento. Galvanómetros o medidores de diferencia de potencial eléctrico sirven para confirmar esa certeza de que hemos encontrado el lugar indicado.

Nos podemos encontrar con sitios por donde no pasa agua, pero sí son energéticos, patógenos, al haber mucha carga energética por los materiales ferromagnéticos en el subsuelo, que pueden traer problemas. Hay lugares donde la exposición prolongada causa debilitamiento.

Y en el libro también hablo de la intuición, facultad que por desgracia vamos perdiendo porque nos estamos fijando más en lo más lo que vemos aparentemente a través de nuestros ojos, dando crédito a verdaderos montajes. Hay que abrir la mente y el corazón, saber observar, ser críticos y a la vez prudentes. No puedo admitir que una persona que no pueda dormir tome pastillas, no lo concibo. Antes debe preguntarse por qué no puede dormir, quizá sea porque no lo hace en el lugar adecuado. No estoy en contra de los medicamentos, pero cargarte la homeopatía cuando he visto con mis propios ojos que funciona… no entiendo por qué. Creo que hay un interés mercantilista, no sé cómo llamarlo.

-Aconsejas que se realicen estudios del campo electromagnético en los hogares.

-Sí, cada cinco años, porque puede suceder que una corriente de agua se haya movido, o aparecido. La madre naturaleza no avisa, es inevitable, y hay que saber escuchar. También recomiendo un test de kinesiología, con estímulos musculares, para saber si estás o no en un buen lugar. Los gráficos en mi libro lo explican muy bien.

-¿Y la electroacupuntura de Voll?

-Igual que la kinesiología, es un método de diagnóstico y como tal lo emplean médicos integrativos o complementarios que tienen una visión muy amplia, que evalúan si una persona está o no afectada por geopatía, causada por una corriente subterránea o por la alteración del campo electromagnético. Incluso sirve para determinar si una persona tiene intolerancia alimentaria o le faltan vitaminas. Es realmente fantástico al ser muy revelador y no invasivo, en lugar de otros procedimientos que sí lo son.

Y existen otros métodos como la biorresonancia o la moraterapia, a través de aparatos por los cuales se puede conocer el nivel energético de una persona.

-Consejos tuyos para el buen uso del móvil.

-Una norma: es muy importante no mirar el móvil después de cenar. Luego, cuando realmente quieras estar con atención plena para algo que tú quieres realizar, mi recomendación es ponerlo en modo de avión; nada de llamadas, whatsapps ni correos, porque sabemos que a un móvil encima de la mesa en la oficina no dejan de llegar inputs que distraen y retrasan el buen funcionamiento de cualquier tarea. Con lo cual, en horas de trabajo ponerlo en silencio, en modo avión, y evidentemente centrarnos. Y como he dicho, no dormir con el móvil, por supuesto, tampoco con tablets. Además recomiendo descargar con el wifi las pelis o series que queramos ver, después apagar el wifi para no irradiarnos y mirar lo que hayamos bajado. Especialmente estoy pensando en niños, cuando los padres les ponen dibujos. No les puedes impedir el uso, pero sí hacerlo adecuadamente para evitarles la radiación.

-¿Puede haber alguna relación entre estas radiaciones y la hiperactividad en niños?

-Muchos estudios relacionan el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) con las radiaciones. Si bajásemos los niveles de estímulo, tanto de móviles como de juegos, de las nuevas tecnologías en general, tendríamos niños más serenos. ¿Has observado a un niño jugar montando un puzle o con piezas de lego?, ¿y un niño con la tablet viendo una guerra de marcianos? No hay palabras para describirlo, son el día y la noche, no hay que ser muy listo para ver sus reacciones, muy diferentes.

Fui a dar un par de charlas en la escuela que van mis hijos para explicar a los padres estos temas sobre el uso de móviles y wifi, y conseguí que a los niños en la hora de recreo no se les permita jugar con móviles. Tienen que hacerlo con la pelota, hablar entre ellos, relacionarse. Hemos perdido el norte porque los niños son casi autistas, no conversan, no se cuentan nada. En nuestra infancia jugábamos, nos caíamos al suelo y no pasaba nada. En Francia han prohibido los móviles hasta los 14 años en las escuelas, no hay wifi en las bibliotecas… Tendremos que aprender alguna cosa de otros, quizás…

-Se ha hablado mucho de los microondas.

-Todos hemos usado en algún momento un microondas, pero con previsión se puede hacer todo, utilizando otros aparatos o elementos. Yo no lo tengo. El microondas desestructura todo lo que es alimento, los nutrientes desaparecen, lo explico en “Vivir en modo avión”, que publiqué en 2015. Sus inventores, los rusos, prohibieron la venta y uso en su país hasta 2003. Es un invento militar para usar como arma contra el enemigo. Las ondas traspasan la estructura del aparato, que no es hermético. Se emiten ondas por todas partes. La puerta es un punto por donde sale mucha radiación. Hagamos esta prueba: pongamos un microondas al lado de un televisor encendido y miremos qué pasa en la pantalla de la tele. Se mueven las imágenes por la radiación, es terrible.

-Tu decálogo para un buen dormir.

-Cenar poco, liviano, temprano. No beber alcohol o muy poquito, tampoco agua en exceso. La habitación debe estar entre los 18 y 21 grados, sin aire acondicionado, con materiales naturales. Desenchufar aparatos eléctricos (lámparas), móviles y tablets. Radiodespertadores, fuera. Colchones que sean viscolásticos o látex. Las telas, naturales. Y si dormimos mal, hacer pruebas, girando la cama en un sentido u otro. Podemos realizar el test de kinesiología que ya cité, para ver la resistencia en un lugar. Y si no puedes aguantar el brazo extendido en ese sitio, ir buscando un lugar que sea adecuado.



Lo más destacado

Stanislav Kondratiev
de Unsplash