Sexo y meditación

Una experiencia relajada y consciente

Sayari Mati.
Facilitadora de tantra, círculos de mujeres,
reiki y profesora de yoga

El propósito del Tantra en estos tiempos es sobre todo hacer que el individuo vuelva a la relajación en el ahora del cuerpo, a que haya una fusión consciente y sensitiva entre las parejas, una fundición en un tierno y fuerte abrazo hasta que el silencio, la verdad y el amor llenen la estancia.

Estar más conscientes y [email protected] mientras se hace el amor implica un estado meditativo, así que empieza meditando.

Siéntate en silencio y vigila tus pensamientos, homosexual, bisexual, heterosexual, da igual, medita tú.

Lentamente se creará un espacio entre tú y tus pensamientos hasta que llegue un día en el que te darás cuenta de que no eres tu mente.

Ese día cambiará profundamente tu experiencia como [email protected] en la tierra.

Una vez alcanzado ese estado de consciencia, te propongo llevar tu meditación a la sexualidad y a tus relaciones afectivas.

- Anuncio -

Obsérvate cuando haces el amor, ¿qué inercias se despiertan en ti, patrones, pensamientos? ¿Hay prisa por ir a algún sitio, o puedes descansar en el dulce momento presente? ¿Puedes observar tu excitación y conducirla por donde quieras? ¿Puedes mirar a los ojos del orgasmo y permanecer en él, sintiendo y observando qué te está ocurriendo en cuerpo, mente, emoción y espíritu? ¿Hay algún tipo de anhelo? ¿Estás presente mientras haces el amor o te guía la inconsciencia?

Cuando puedas estar totalmente presente y consciente en el acto amoroso, llévate más lejos.

Cuando puedas desvincularte de tu sexualidad y de la emocionalidad inherente a ella, es decir, de los anhelos (cumplidos o no), expectativas, apegos, romanticismos varios, condicionamientos sociales y culturales… Cuando puedas observar y sentir tu energía sexual como lo que es, en crudo, pura energía fluyendo por tu cuerpo, entonces te propongo jugar con la intensidad de tu propia excitación, sin imágenes o apoyos externos, sólo tú contigo [email protected] y sí, más adelante también en compañía.

Juega a llevarte a estados de excitación máxima sin explotar y a estados más sutiles sin perder la consciencia, sin dormirte, y experimenta la belleza de toda la gama de sensaciones en tu cuerpo y en tu piel. Desvincula la energía que fluye por tu cuerpo como tuya y compártela con el resto del universo. Siéntete como un toroide. Toda la energía sexual moviéndose desde la tierra entrando a través de tu periné y subiendo por tu canal central, saliendo por tu fontanela hacia afuera en ambas direcciones, izquierda y derecha, para volver otra vez hacia la Pachamama, hacia ti y compartiéndola con el resto del Universo.

Deja también a la energía mostrarte por dónde le gusta fluir más fácilmente y llévala allí donde sabes que puede sanarte, allí donde sientas debilidad o allí donde quieras llevar tu orgasmo.

Y siempre que sientas exceso de energía o quieras almacenar energía, llévala al ombligo, nuestro almacén sano.

Una práctica o juego que puedes aplicar es la Órbita Microcósmica con o sin excitación.

Para ello, [email protected] en postura de loto, dibuja con tu energía sexual un circuito que vaya desde la tierra entrando por tu periné, desplazándose por la parte trasera de tu columna vertebral hasta llegar hasta la corona y que descienda por la parte anterior de tu columna. Lleva la lengua al paladar para que no se pierda la energía y así que haga de puente conectando a su vez el canal yang (masculino) con el yin (femenino).

El recorrido incluiría esta ruta: puedes iniciarlo desde el ombligo si quieres, concentrándote intensamente en él. De allí al hueso púbico, perineo, cóccix, ombligo por detrás, plexo solar por detrás, cuello, coronilla, entrecejo, lengua/paladar, corazón, plexo solar y ombligo.

Al inhalar, lleva el flujo hacia arriba y con la exhalación hacia abajo. Pinta esta energía del color que quieras, o del color que aparezca de forma natural. Estate presente.

Al rato, aplica una ligera y suave contracción ascendente desde tu suelo pélvico, separando periné de año y de gónadas y luego, todo junto. Puedes hacer diferentes ritmos. Inhalo dos tiempos, exhalo uno, unido a la contracción ascendente o banda.

Es muy agradable y la excitación y energía meditativa irán de la mano. Puedes acompañarlo con un ligero balanceo hacia adelante y hacia atrás y así hacer la práctica más orgánica y cómoda la postura.

También puedes hacer este circuito al revés, subiendo por delante y bajando por detrás.

Por supuesto esta misma dinámica la puedes hacer en pareja, [email protected] frente al [email protected], primero de forma individual y en algún momento, abriendo los ojos y empezando a respirar como un solo ser, acompasando el movimiento, respiraciones y energía, fundiéndote amorosamente en tu pareja con la mirada blanda. El mes que viene te contaré más.

Próximos talleres: “Tantra en Pareja”, domingo 3 marzo. “Mujer Salvaje – Mujer Sagrada”, 9 y 10 marzo. “Trance Tántrico”, 30 marzo.
Más info en: www.sayarimati.com
Tel. y whatsaap 722 543 084, 658 495 786.



Lo más destacado

Stanislav Kondratiev
de Unsplash