Polvos dentales y tinturas

Alternativas a los dentífricos convencionales. Tercera parte

Mar Tarazona Beltrán
Odontóloga

En esta tercera y última parte sobre las alternativas naturales a las pastas dentales convencionales nos referiremos a los polvos dentales herbales y tinturas.

El polvo dental de salvia limpia en profundidad nuestros dientes y los blanquea de manera natural. Para obtenerlo, trituramos dos cucharadas de hojas de salvia seca y las mezclamos con dos cucharadas de bicarbonato o sal marina fina sin flúor y sin refinar.

Aplicamos una pequeña cantidad de este preparado con el dedo, restregándolo suavemente sobre los dientes. Atención: no es conveniente usarlo más de dos veces a la semana ya que puede rayar el esmalte dental.

Otra receta que he encontrado de pasta dental –muy eficaz como antiséptico bucal gracias a los aceites esenciales, a los hidrolatos de distintas hierbas y al xilitol (azúcar de abedul) que combate las bacterias responsables caries– es el siguiente: se mezcla la glicerina vegetal bio 40% y la goma xantana 1% y se bate con la batidora. Luego añadimos xilitol 18%, hidrolato de savia, menta, romero o tomillo 20%, mentol cristal 1%, carbonato de calcio 15%, sal marina sin refinar o sal de miswak 3%, aceite esencial de mirra 0.5%, aceite esencial de menta 0.5% y opcional el propóleo 1%. Batimos todo hasta homogeneizar la pasta.

En cuanto a tinturas, es una forma de líquido concentrado de hierbas que es muy fácil de preparar y tomar. Toma nota de cómo hacer una tintura específica para la higiene bucal. En un bote hermético tendrás que poner una cucharadita de clavos, 2 cucharadas de menta, dos cucharas de llantén y una cuchara de romero. Después añade un poco de agua caliente para que las hierbas suelten sus propiedades y remueve. Echa 250 ml de alcohol y cierra el bote. Guárdalo en un lugar oscuro durante 2-3 semanas, moviéndolo a diario. Tras este periodo se cuela el líquido y se añaden 20 gotas de algún aceite esencial, como canela o menta. Conserva esa mezcla en un bote con gotero para usarla a diario. Se puede usar como enjuague bucal, mezclando 40 gotas de la tintura con suficiente agua, y mantenerla durante 30 segundos en boca.

También se pueden usar como enjuagues bucales las infusiones de caléndula o de llantén, que son muy buenas como cicatrizantes de la mucosa bucal. Están indicadas para el tratamiento de estomatitis aftosa, candidiasis, gingivitis agudas y todo tipo de proceso infecciosos.

- Anuncio -

Más recursos

Ajo. Muy bueno para la remineralización de las caries y para el tratamiento de la periodontitis. El inconveniente es el olor y el sabor a ajo que siente la persona al limpiarse. La receta de mayor aceptación ha sido la loción de ajo (la loción es la dilución de una tintura al 50%) que se usa para cepillarse los dientes y se puede combinar con bicarbonato de sodio para añadirle un removedor mecánico. Al cepillo se le pone un poco de bicarbonato y luego unas gotas de loción de ajo.

Carbón activado. Es un método natural para blanquear los dientes, mejorar la salud bucal, cambiar el pH de la boca y prevenir las caries. La recomendación es que te cepilles los dientes con él durante dos minutos en círculos pequeños y suaves. El inconveniente es que mancha muchísimo la ropa y el lavabo.

Siempre podríamos cepillarnos en seco, sin utilizar absolutamente nada o también puedes mojar el cepillo con un poco de agua mineral.

[email protected]



Lo más destacado

Stanislav Kondratiev
de Unsplash